Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Sobre el autor


¡Hola! Por aquí soy conocido como Narrador, y escribo «de Antagis» cuando las redes me obligan a añadir un apellido. Sin embargo, cuando quise publicar mi primer libro lo hice con mi nombre real, Fco. V. Salvador.

Este blog nació por mi afición a los juegos de rol, una forma más de entender la narrativa. Con el tiempo, le hice hueco a otras actividades, como el senderismo, las miniaturas, o el cine y las series. Y, por supuesto, la literatura, mi gran pasión.

Dicen las malas lenguas que, además de en este blog (al que uno puede suscribirse ahí mismo, en el margen de la derecha), se me puede encontrar en diversas redes sociales:


Mi perfil en GoodReads

Mi página de autor en Amazon



Gracias por la visita. ¡Nos leemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario